En ésta sección, vamos a tratar a grandes rasgos, qué es la Insuficiencia Renal  y, de las distintas opciones que existen para ella. Todas estas preguntas así como sus respectivas respuestas, han sido extraídas de LA GUÍA DEL PACIENTE RENAL, la cual ha sido elaborada por el reconocido D.U.E. del Hospital Infanta Cristina de Badajoz, el señor D. Jesús Márquez Benítez.

P: ¿QUÉ SON LOS RIÑONES?

R: Son dos órganos situados dentro de la cavidad abdominal, uno a cada lado de la columna vertebral (zona lumbar). Cada uno de ellos está formado por aproximadamente un millón de diminutos filtros o coladores que se llaman nefronas. Su forma se parece a la de una alubia.

P: ¿PARA QUÉ SIRVEN LOS RIÑONES?

R: Aquí se forma la orina. Por ésta, se eliminan el agua, las toxinas (urea, creatinina, ácido úrico, fósforo, etc.) y las demás sales, que la sangre ha ido recogiendo por todo el organismo. Por ejemplo: si se suda y pasa sed, los riñones para defendernos, ahorran agua y otras sustancias que el organismo necesita en ese momento, saliendo la orina escasa y concentrada (más densa y oscura). Al contrario, si bebemos mucho y no sudamos, el volumen de orina que se elimina es mayor y de menor concentración (más clara).

P: ¿QUÉ ES LA INSUFICIENCIA RENAL?

R: Es la incapacidad de los riñones para fabricar orina y si la hay, ésta es "como agua" pues por ella, no se eliminan la cantidad suficiente de residuos tóxicos del organismo.

Aunque algunos pacientes sigan orinando, la mayoría no pueden hacerlo. No obstante, lo importante no es la cantidad que se orine, sino la composición o la calidad de esa orina.

P: ¿CÓMO SE PRESENTA LA INSUFICIENCIA RENAL?

R: La enfermedad puede aparecer de una forma rápida, sin previo aviso (apenas lo nota el paciente), es la FASE AGUDA O INSUFICIENCIA RENAL AGUDA. Aquí con un tratamiento apropiado y dependiendo de la causa que la produjo, hay casos en que es posible la recuperación renal.

También se puede presentar de una manera más lenta y progresiva, es la FASE CRÓNICA O INSUFICIENCIA RENAL CRÓNICA. Es en ésta, la crónica, donde al paciente se le va a estudiar y controlar en "CONSULTAS EXTERNAS".

Cuando la evolución va empeorando, la visita al Hospital y las pruebas analíticas son más  frecuentes, es el llamado "control de PREDIÁLISIS", pero si las toxinas de la sangre, sobrepasan los límites permitidos: "van a poner en peligro su vida", debiendo plantearse entrar en  programa de DIÁLISIS.

P: ¿QUÉ ES LA DIÁLISIS?

R: Es un método depurativo, que sustituye a los riñones en alguna de sus funciones. Permite gracias a una membrana semipermeable poner en contacto la sangre del paciente con un líquido de diálisis.

P: ¿QUÉ ES EL RIÑÓN ARTIFICIAL?

R: Es la máquina propiamente dicha. Hay que tener en cuenta que al paciente "no se le mete en la máquina" sino que es una parte de la sangre del mismo la que está circulando contiamente por ella.

P: ¿CUÁLES SON LAS ACCESOS VASCULARES?

R: Para poder hacer una buena sesión de hemodiálisis, se necesitan flujos de sangre entre 250 a 300 ml. por minuto, volumen que sus venas habituales no pueden dar, por lo que tendrán que recurrir a unas venas más gruesas (más internas). Los accesos vasculares se realizan según criterio médico.

A los pacientes AGUDOS (los que necesitan de un tratamiento inmediato de urgencia), se les implanta un catéter, bajo anestesia local normalmente en la vena femoral (ingle), en yugular o en la subclavia.

En los crónicos, como la enfermedad va progresando lentamente, hay tiempo suficiente antes de entrar en programa de hemodiálisis y entonces, se les hace una FÍSTULA ARTERIOVENOSA.

La fístula arteriovenosa, es realizada por el cirujano vascular con anestesia local.

Es conveniente que el paciente vaya a la intervención en ayunas. Consiste en unir una arteria con una vena, normalmente en la muñeca o en la flexura del codo. Con ello se consigue aumentar el flujo de sangre y un desarrollo en el grosor de las venas.

Así se facilita la punción repetida y mejora la cantidad de sangre.

DIÁLISIS PERITONEAL (D.P.)

El peritoneo es la capa que recubre los órganos internos del abdomen, la cual va a servir como filtro o membrana semipermeable. Dentro del abdomen se implanta bajo anestesia un tubo blando o catéter, el cual queda fijado permanentemente. Sólo unos pocos centímetros quedan por fuera. El catéter al poco tiempo no molesta ni estorba en sus actividades.

Ya colocado, al catéter se le hacen varios lavados con suero fisiológico y se rellena el mismo con heparina con objeto de que no se obstruya.

Es aconsejable que en los primeros días el paciente guarde reposo para favorecer la cicatrización.

Retirados los puntos de sutura y dependiendo de como esté la zona de la herida y el estado general del paciente, se puede empezar la diálisis peritoneal.

Para realizar la primera diálisis peritoneal, es necesario colocar al catéter un tubo más largo llamado LÍNEA o PROLONGADOR, que servirá para conectar con la bolsa. La enseñanza dura varios días en el hospital y una vez aprendida la técnica, el tratamiento lo hacen los pacientes en su domicilio: DIÁLISIS PERITONEAL AMBULATORIA CONTINÚA, llamada CAPD.

LA HEMODIÁLISIS

Es un tipo de diálisis que consiste en:

* Conducir la sangre del paciente por unos tubos y ponerla en contacto con una membrana semipermeable artificial donde, al otro lado, hay un líquido convenientemente preparado y de parecidas características al del organismo, para recoger las sustancias tóxicas de la sangre y aportar a ésta otras beneficiosas.

 

Arriba